Hola. Soy Alejandro De Pedro. Me encanta la tecnología, Internet y las comunicaciones. Son mi hobby y mi trabajo. Pongo mi pasión y mis conocimientos al servicio de clientes particulares, empresas y administraciones.

Comunicados
Reflexiones personales de la causa
junio 11, 2015
0

Mi nombre es Alejandro de Pedro. He comparecido, esta mañana, ante el Juez Eloy Velasco donde debía declarar, en calidad de imputado, por mi presunta vinculación con el caso Púnica. Pero me he acogido al derecho constitucional de no declarar. Vaya por delante mi intención de colaborar con la justicia y ayudar a sacar a la luz toda la verdad con el fin último de reparar mi honorabilidad como persona y como empresario. Pero a día de hoy, mi estado psicológico y anímico me ha impedido contar mi verdad. Un cuadro de ansiedad, certificado por médicos especialistas, me inhabilita para realizar una declaración judicial con toda la serenidad y el rigor necesarios. Pero mi intención es, cuando esta situación se normalice, ponerme a disposición del Juez y prestar declaración con todas las garantías.

La mayor parte de la instrucción del caso Púnica sigue bajo secreto de sumario. Y, por tanto, ni siquiera conozco los hechos que se me imputan. Mi defensa legal, representada por el despacho de abogados de José Domingo Monforte, me ha pedido contención y prudencia. Por ello, y a pesar de las continuas filtraciones en prensa  he mantenido  silencio.

Si hoy escribo estas líneas es sólo para explicar la realidad y la ÚNICA verdad.

SITUACIÓN PERSONAL

Hasta el momento de mi detención, vivía con mi mujer y dos hijos en un piso alquilado de 80 metros cuadrados en Valencia. Desde entonces tengo parte de MI DINERO BLOQUEADO en tres cuentas personales con 2.000 euros en el Sabadell, 8.000 euros en Bankia y un fondo de inversión de 15.000 euros en el BBK. Además sigue bloqueada la cuenta personal de mi hija de 11 años con 2.000 euros.

Fui detenido y encarcelado. Los 56 días que estuve en prisión los pase en la Unidad de Prevención del Suicidio de Extremera. Después el Juez Velasco decretó mi salida de prisión con una fianza de 50 mil euros que, finalmente me ha sido devuelta. A mi salida viví 3 meses en casa de mis suegros y ahora por fin vuelvo a estar con mi familia en una casa de alquiler. Mi único patrimonio son dos pisos de 35 y 40 metros cuadrados que compré con mis hermanos hace 10 años (mucho antes de montar mis empresas) y que a día de hoy y muy a mi pesar el valor de la deuda supera el valor de los pisos. No trabajo pero percibo un sueldo de liquidador de mis sociedades que también perderé lógicamente en breve, cuando definitivamente cierren. Mi mujer en el paro ya que trabajaba en una de mis empresas.

Ese es todo mi dinero y patrimonio, aquí y en el resto del mundo.

SITUACIÓN PROFESIONAL

Hasta el mes de octubre, mi trabajo era mi mayor patrimonio. Tenía 2 empresas con 26 trabajadores (contratados y subcontratados), el 90% titulados en informática y periodismo. Las dos empresas han facturado en el 2014 un total de 846.692 euros de los cuales 145.241€ pertenecen a la Administración Pública es decir un 17,15% repartiendo esa cantidad entre 18 clientes. Por el buen hacer de todo el equipo mis dos empresas eran rentables y estos beneficios SIEMPRE se han reinvertido en I+D de las compañías, un área dentro de la empresa con dos programadores que desarrollaban aplicaciones muy novedosas y consideradas no por nosotros sino por empresas de EEUU como de las mejores en el mercado. Teníamos una red de diarios vivos, elaborados por periodistas locales y con más de 4 millones de usuarios en redes sociales, todos reales, no comprados, por eso teníamos el tráfico y el engagement que hacía que nuestros clientes literalmente alucinaran.

Méritos profesionales que justifican nuestra espectacular cartera de clientes, habiendo trabajado con las mejores cuentas de España desarrollando planes estratégicos de Social Business así como planes de reputación, posicionamiento, entre ellas, importantes firmas del IBEX, Administraciones públicas, desde su estructura local hasta las más altas instancias del Estado, personajes del corazón y periodistas tanto en España como en muchos países extranjeros. No teníamos color político sólo profesional de ahí mi relación personal en ambos lados.

En este camino quizá he cometido errores, exagerado en mis conversaciones y en algún caso seguro me he equivocado de esos supuestos amigos que por lo visto me han utilizado para sus intereses, pero la realidad no es otra que la que cuento. Así soy yo, el informático que conocía a todo el mundo. Especialista en generar negocio en Internet y marca personal que ahora va a empezar a trabajar para reconstruir la suya.

A vuestra disposición,

ALEJANDRO DE PEDRO

Informe-Alejandro-De-Pedro Informe-Psicologico-Alejandro-De-Pedro